¿Por qué elegir ventanas de PVC y no de Aluminio?

Las ventanas son de suma importancia a la hora de construir y cerrar espacios. Una ventana puede hacer una gran diferencia en el ambiente de un hogar o edificio comercial, es por eso que a la hora de elegir el material de que esta hecha, es importante saber si el material es resistente a los rayos UV, si produce aislamiento tanto térmico como acústico, y si es ignífuga.

Al contrario que otros materiales como el aluminio, el PVC impide que se pierda energía al instalar las ventanas, con el consiguiente ahorro económico que esto supone. Si además se incorpora un acristalamiento aislante, el ahorro en calefacción y aire acondicionado puede ser de hasta un 50 – 60% con respecto a las ventanas de Aluminio. Manteniendo así una temperatura agradable sin derrochar energía en el hogar o en la oficina.

Otra de las grandes ventajas que ofrecen las ventanas de PVC es que no necesitan casi mantenimiento, ya que resisten los golpes, la corrosión y la contaminación. Para limpiarlas y hacerle mantenimiento basta solo con limpiarlas con un paño con agua y jabón neutro. Y para obtener un resultado aún mejor, existen productos de limpieza específicos en el mercado que las deja tan impecables como el primer día. Ademas, todos los productos de PVC incluyendo las ventanas son 100% reciclables en términos físicos y químicos. Es un material muy longevo y puede ser reciclado infinidad de veces. El PVC se recupera a través del reciclaje mecánico mediante procesos de selección, trituración y lavado a través de los cuales se obtiene de nuevo el material dispuesto para su posterior transformación en una segunda vida útil. El PVC se utiliza principalmente en aplicaciones de larga vida, por lo que no existe un problema de inmediatez en la producción del residuo como puede darse en otro tipo de materiales. Los procesos de reciclaje no alteran las propiedades físico­mecánicas del material, los procesos de reciclaje son limpios y no generan residuos.

La ventana de PVC es la que más energía ahorra, hasta un 70% respecto a otros materiales. Analizados 14 tipos de ventanas con distintos materiales (aluminio, madera y PVC), con distintos acristalamientos y comparando para cada caso el ahorro de energía alcanzado si se sustituye cada ventana por otra de características superiores, el ahorro alcanzado instalando una ventana de PVC frente a una de aluminio puede llegar al 70% (PVC con vidrio bajo emisivo frente a aluminio sin rotura y vidrio simple). La ventana de PVC es la que más energía ahorra, contribuyendo al mismo tiempo y de forma decisiva a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La elección de las ventanas es, en definitiva, una decisión importante que influirá en la economía y el bienestar de su vivienda. Para un hogar seguro, confortable y respetuoso con el medio ambiente, las ventanas Windsor House ® es, sin duda, la elección más acertada.

 

Para mayor información hacer click aquí

No Comments

Post A Comment